hola@wmmexico.mx México

La equidad empieza desde la incapacidad

Por Ana Lucía Cepeda

Mayo, mes de las mamás y por esa razón en este blog quisiera abordar el tema de la maternidad en referencia a ser un mes que conmemora a todas las madres.

Hace tiempo una persona me dijo que la equidad de género en las empresas se dará hasta que la incapacidad por maternidad y paternidad sea igual. Al principio me causó ruido, no me hizo sentido y hasta me molestó el comentario. Con el tiempo lo he ido asimilando y he visto por qué este comentario tiene mucha razón. Por lo que quisiera escribir acerca de mi manera de pensar y mi experiencia en relación a este tema.

La equidad de género y la igualdad de oportunidades parten desde la incapacidad. Hasta que no otorguemos el mismo tiempo de maternidad y paternidad no podremos tener 100% equidad e/o igualdad. Hablamos de empoderar a mujeres, de ayudarlas a subir a puestos de liderazgo, y estoy muy convencida que las mujeres si hacemos la diferencia en los negocios, como lo enfatizan diversos estudios. Sin embargo al darle por ley a la mujer 84 días de incapacidad por maternidad y al papá solo 5 días de paternidad, seguimos empujando la cultura que la mujer va en la casa y el hombre es el que provee.

 

¿Cómo vamos a cambiar esta cultura si desde la base de una familia como empresa, sociedad, gobierno, etc., seguimos impulsando las mismas costumbres y tradiciones? Estoy de acuerdo que el rol de la mamá es extremadamente importante dentro del desarrollo de sus hijos, y que temas como el de la lactancia es insustituible, pero el rol del papá tiene un peso muy similar que como sociedad debemos de empoderar y que la misma ley debe apoyar.

Por eso reitero que hasta que el permiso de incapacidad por maternidad y paternidad sea igual o lo más cercano posible en cuanto al tiempo permitido, no lograremos tener las mismas condiciones y oportunidades laborales para hombres y mujeres. A las mujeres siempre nos verán como una “complicación” en la empresa por el tema de maternidad, especialmente por el tiempo que nos ausentamos del trabajo durante el periodo de incapacidad, por todo lo que implica ser madre y ser la cuidadora principal de los hijos. El talento no tiene género, tanto hombres como mujeres tienen la capacidad de desempeñarse en un mismo puesto y ser muy exitosos. Lo inconveniente es cuando las circunstancias no son iguales para ambos, por lo que no pueden competir por igual y en ambientes machistas o que no quieren “batallar” con las mujeres que son o pueden ser mamás, casi siempre gana el hombre ese puesto o esa promoción, dejando a la mujer rezagada.

Debemos de tomar el modelo de diversos países Europeos, especialmente los nórdicos, en donde los 2 papás comparten el periodo de incapacidad por igual. Se les da un tiempo desde 6 meses hasta 1 año en donde ambos pueden turnarse el tiempo que gusten y necesiten para estar con el bebé. En ese mundo laboral ambos juegan con las mismas reglas, tanto hombres como mujeres se ausentan cuando tienen a un bebé, ocasionando que sea indiferente a quien prefieran contratar ya que ambos comparten esta responsabilidad y compiten bajo las mismas circunstancias.

Algunas empresas en México, como por ejemplo PEPSICO, ya cuentan con políticas y programas de “familia”, no de maternidad. Esto yo siempre lo comparto con mis clientes, que una política de maternidad debe de incluir también a los papás, debe de ser una política “familiar”. Por qué quitarles o negarles la opción de que ellos puedan apoyar a su esposa con el cuidado de su bebé, inclusive no tiene o debe de ser al mismo tiempo que la mamá este en su incapacidad, que lo pueda tomar después durante el primer año de su hijo. Qué increíble sería que el padre pudiera gozar de este periodo de paternidad extendida o de retorno gradual, trabajando medio tiempo, o de manera remota o flexible con el fin de cuidar por mayor tiempo en casa al bebé. La mamá pudiera regresar a trabajar sin culpa y tranquilamente sabiendo que su hijo está en excelentes manos y no tiene que estar bajo los cuidados de un tercero desde su segundo mes de nacido. En caso que esto se hiciera realidad, existiría todo otro tema cultural de los papás, pero si lo promueve la ley, podría facilitar la adopción y el cambio de los padres.

 

Sin duda es un tema que genera mucha controversia, inclusive de manera personal. Sin embargo, si creo que además de crear leyes que promuevan aplazar la maternidad, promovamos leyes que compartan la incapacidad como padres. Cuando eso suceda la conversación de equidad e igualdad entre hombres y mujeres será muydistinta.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *